domingo, 19 de octubre de 2014


  Por Sarah Mulligan


    Soy un tallo largo y flaco,
  y me elevo con fortaleza.
Aunque el viento sople fuerte
Sigo en alto con firmeza.

Tengo una flor por corona
que es un poco dormilona…
A cada rato bosteza
con mucha delicadeza.

A veces duerme, la floja,
y deja caer la cabeza.
Bato palmas con mis hojas:
-“¡Despabílese, Su Alteza!”

Despierta, la remolona,
vuelve a darnos su fragancia.
Ella intenta no dormirse…
¡Y yo cuido su elegancia!

Colorín ... ¡Colorado!


Autora: Sarah Mulligan (todos los derechos reservados)
Facebook: Los Cuentos de Sarah Mulligan